El oxígeno, a parte se ser la razón primordial por la que los seres humanos continuamos vivos, también puede emplearse en otros ámbitos como por ejemplo, para tratar lesiones deportivas en terapias. Este elemento es sometido a presiones superiores que el que se haya en la atmósfera (presión hiperbárica). Se utiliza en el tratamiento de lesiones de articulaciones, ligamentos y tendones, moretones, torceduras y todo con el objetivo principal de reducir el tiempo de recuperación, afirma el Doctor Graell, médico especializado en este tipo de tratamiento.

El oxígeno es esencial para los tejidos del cuerpo y cualquier lesión tisular requiere del mismo para su curación. El cuerpo normalmente se recupera a sí mismo utilizando oxígeno del aire, por lo que el aumento en la concentración del oxígeno puede extender la capacidad del cuerpo para curarse en menor tiempo y de manera efectiva. Muchos atletas, tanto profesionales como aficionados, ahora se están involucrando de mejor manera con su cuidado, recuperación y bienestar, y para ello uno de los tratamientos que están eligiendo de manera frecuente es respirar oxígeno puro bajo presión.

Los beneficios pueden incluir:

  • Aumento del suministro de oxígeno a las zonas lesionadas.
  • Curación más eficaz de tejidos blandos, ligamentos y fracturas.
  • Reducción de la hinchazón y el dolor.
  • Prevención de la hipoxia de los tejidos traumatizados.
  • Mayor capacidad de los glóbulos blancos para matar las bacterias y prevenir infecciones.
  • Reducción de la formación de tejido cicatricial.
  • Como beneficio adicional, ayudá a volver antes al máximo rendimiento en tu deporte.

¿Cómo es una sesión de oxígeno?

En la cámara de oxígeno, este se administra a través de una máscara ajustada. El tratamiento en sí es simple, no invasivo e indoloro.

El proceso completo dura aproximadamente una hora y media, y se realiza mejor a una presión de 2 atmósferas para obtener el máximo beneficio. La nuestra tiene capacidad para seis personas y opera actualmente los lunes, martes, jueves y viernes por la mañana. Así mismo, nuestro centro cuenta con treinta años de experiencia en el suministro de Terapia con Oxígeno.

La evidencia sugiere que para las lesiones deportivas, el mínimo oxígeno  requerido y para ver mejor su beneficio, es de cinco sesiones de una hora, comenzando tan pronto como sea posible después de que se haya producido la lesión. La disminución en el tiempo de recuperación depende en gran medida del momento en que se aplica el primer tratamiento. Recomendamos como tratamiento inicial, unas 15 sesiones, o hasta que se complete la recuperación. Pero incluso un pequeño número de sesiones regulares ayudará al proceso de curación.

¿Quién ha utilizado la terapia de oxígeno?

Un usuario reciente de nuestra cámara de oxígeno es Joel Baldwin, ahora de vuelta en su bicicleta después de una clavícula rota y 15 sesiones de oxígeno. Joel dice: “muchas gracias a todos ustedes en OCSI. Estoy seguro de que realmente me han ayudado y 11 semanas después de la lesión, ¡casi he vuelto a estar en plena forma física!”

Un antiguo usuario de la cámara es David Hughes de London Wasps (ahora Wasps RFC). David tuvo 30 sesiones de oxígeno con nosotros cuando se fracturó la tibia. Muchos equipos deportivos profesionales ahora también están empleando dicha terapia de oxígeno, y de esta manera mejoran el rendimiento y mientras reducen la fatiga. Hay que acotar, que los jugadores lesionados del Manchester United duermen en una carpa de oxígeno.

Deja un comentario