Para quien cree, no solo hace falta hacer algunos amarres de amor, pues solo es suficiente con mantener viva su superstición y seguir aplicando sus acostumbrados rituales, incluso para quienes juegan fútbol

Fabien Barthez ha sido uno de los pioneros en cuanto a rituales se trata. Fue el, quien con su beso en la cabeza inicio la secuela de supersticiones y se convirtió en uno de los más conocidos en el mundo del fútbol, más allá de que este deporte es sumamente popular y competitivo, y que es jugado por millones de personas alrededor del mundo, de este modo, las supersticiones de sus jugadores suelen ser bastante variadas.

En la mayoría de los casos, este tipo de acto resulta inofensivo, pero pueden encontrarse otros que alcanzan a escaparse de cualquier sentido común y mas, futbolístico, incluso hay quienes deciden que deben espantar los «malos espíritus» en los sitios que se encuentran infestados de cocodrilos.

Mala suerte, martes 13, objetos…

Para quien conoce de fútbol, sabe por ejemplo que Jamie Vardy cuenta como el mejor jugador del fútbol inglés, pues además ha batido el récord de más partidos anotando en consecutivos en la Liga Premier, pero además también se encargó de guiar al Leicester City hacia su título histórico. Pues bien, antes de cada partido, dicho jugador se encarga de consumir altas dosis de cafeína, y ello al parecer es el trabajo de técnicos, nutricionistas o psicólogos. El secreto radica en al ingerir media botella de alguna bebida de contenido energético durante la noche anterior a los partidos, más tres latas de Red Bull y un café doble expresso algunas horas antes de que se realice el saque inicial.

De este modo, podemos notar que las supersticiones más asombrosas se han apoderado de los deportistas y esta vez en búsqueda de satisfacer la necesidades de ir al baño. Los ingleses John Terry y David James realizan un rito en el que antes de iniciar cada partido, quien es capitán del Chelsea ha empleado el mismo orinal ubicado en el ala derecha del estadio Stamford Bridge durante la última década, pero también lo combina escuchando escuchar la música de Usher, se estaciona en el mismo lugar y se sienta en el mismo lugar en el autobús, sin dejar a un lado el uso de las mismas espinilleras.

Y es que con estos rituales no es posible contradecir a quienes los realizan, pues a ninguno de ello les ha ido mal, al menos en el caso de Terry. Si se trata de James, este acude al baño no solo para satisfacer sus necesidades, sino también acostumbra a escupir en las paredes. Goycochea es quien ha ido más allá, pues el famoso portero dio a conocer que antes de la definición por penaltis que se llevó a cabo frente a Yugoslavia en el mundial de Italia 90, le asaltaron las ganas de ir al baño a consecuencia de beber mucho líquido.

En medio de tal situación, no contaba con tiempo para acudir a los vestuarios, así que decidió orinar sobre el campo. Argentina resultó ganadora desde los 11 pasos, por lo que, cuando se tuvo que volver a definir desde ese lugar en la semifinal contra Italia nuevamente, el popular «Goyco» se dio a la tarea de dejar su marca en el terreno de juego.